Archivo de la categoría: Elaboración

¿Qué es el Brett del vino? ¿Cómo se detecta?

olor brett vino

El Brett es un defecto que pueden tener los vinos que han sido criados en barrica.

Se detecta por un característico olor a paja mojada, a cuero húmedo, a establo, a cuadra… 

Muchas veces este olor se asimila con un vino de crianza, con el añejado del propio vino, pero si nos detenemos un poco más nos daremos cuenta de que este olor se puede asociar con los elementos que hemos citado anteriormente.

El Brett sólo se detecta en la fase olfativa de la cata del vino, no en el gusto.

Las bodegas tienen dificil luchar contra el Brett de sus salas de barricas ya que eliminar este olor es costoso y difícil.

¿Conocéis algunos vinos que sean muy característicos por su olor a Brett?

El uso de lacre como cápsula en las botellas de vino

lacre botella vino

Entre las diferentes opciones para cerrar y “vestir” una botella de vino la cápsula es la más extendida, por su facilidad de colocación y por su higiene al abrir la botella, pero existe otra forma mucho más antigua que transmite cierta elegancia a la botella, se trata del lacre.

El lacre no es otra cosa que una mezcla de cera, goma, resina, yeso… que una vez fundido se adhiere perfectamente al vidrio de una botella una vez se ha solidificado.

¿Os gustan las botellas de vino con lacre o preferís las cápsulas? ¿Os resulta cómodo abrirlas?

Este vino huele a corcho ¿Cómo detectarlo?

corcho alcornoque

El olor a corcho es uno de los grandes defectos que un vino puede tener (Cómo detectar si un vino está picado). No es muy habitual, pero sí es fácilmente identificable.

Realmente no es un problema del vino, sino del corcho que se lo ha transmitido al vino. Su olor recuerda a humedad, a mohos. El vino puede rápidamente absorber dicho olor y echar a perder la botella.

Esto sólo ocurre con los corchos naturales, que son los que han podido llevar un mal proceso de secado o se han secado en ambientes con olores. En los corchos sintéticos es prácticamente imposible que ocurra esto.

Seguir leyendo Este vino huele a corcho ¿Cómo detectarlo?

Por qué nunca verás un corcho de silicona en un crianza, reserva o gran reserva.

corcho natural silicona rioja

Los vinos de crianza deben de evolucionar con el tiempo, esta crianza se realiza inicialmente en barrica y posteriormente en botella para lograr el afinamiento y bouquet que se busca.

Uno de los grandes partícipes de la fase de crianza en botella es el corcho que permite que esta evolución se realice de manera delicada por el pequeño paso de oxígeno que permite y que es idóneo para los vinos crianzas y reservas. Lo bueno del corcho natural es que no cierra herméticamente el vino sino que lo deja evolucionar aunque muy despacio.

Por la contra, en los vinos jóvenes, del año, tanto en tintos, como en blancos, claretes o rosados, no es necesaria ninguna evolución en botella del vino porque no han sido elaborados para criarlos. Es por eso que en estos casos sí se utiliza corcho de silicona y no de corcho natural. Es más barato, mucho más difícil que esté defectuoso y para un vino joven nos sirve más que de sobra.

Seguir leyendo Por qué nunca verás un corcho de silicona en un crianza, reserva o gran reserva.

Los posos de una botella, ¿Son positivos o negativos?

gran reserva posos rioja

Suele ser habitual, sobretodo en los vinos de crianza, encontrar en la botella pequeños posos o sedimentos en la botella. ¿Es bueno o es malo? ¿Indica que el vino está en mal estado? ¿Indica calidad?

Realmente no serán los posos los que nos digan si un vino está en condiciones o no de ser consumido, sino el estado general del vino. Podríamos diferenciar aquí, de manera más o menos acertada, lo siguiente:

  • En los vinos de larga crianza (reservas y grandes reservas): Será habitual que el propio vino haya sedimentado, esto ocurre conforme el vino se va añejando y cambiando su estructura. Lo habitual en este caso es que este vino esté en perfectísimas condiciones para su consumo. Que mantenta todo su sabor, olor y gusto.
  • Si es un vino joven el que tiene estos posos será mucho más probable que se trate de algún problema relacionado con la falta de clarificación, que se haya realizado en la botella por gravedad o en que el vino se haya picado por el oxígeno.

Seguir leyendo Los posos de una botella, ¿Son positivos o negativos?

Cómo detectar cuándo un vino está “picado”

vino picado

Uno de los defectos más graves que podemos encontrar en una botella de vino es que el vino esté picado.

Será difícil encontrar este defecto en una botella recién descorchada, y mucho más habitual encontrarlo en una botella abierta desde hace más de 2 días que no se ha conservado correctamente.

El picado del vino no es otra cosa que el comienzo del “avinagramiento”, es decir, el comienzo de una fermentación acética que transforma el alcohol en ácido acético. Este es el paso para convertir vino en vinagre.

Seguir leyendo Cómo detectar cuándo un vino está “picado”

La vela para bajar al calado de las bodegas cuando está fermentando

Seguro que ya has leído los anteriores post en los que diferenciábamos la fermentación alcohólica de la láctica y seguro también que te has quedado asustado por lo peligroso que puede ser el tufo en las bodegas cuando el mosto está realizando la fermentación alcohólica.

El truco de la vela, es un saber extendido en todos los pueblos vinícolas, ya que como todos sabéis las altas concentraciones de tufo/Co2 que se generan en las bodegas puede ser peligrosa para la vida.

Para evitar morir en una bodega por inhalar C02 una muy buena idea es descender al calado con una vela encendida y llevarla a la menor altura posible (Siempre por debajo de nuestra nariz o boca). Como los calados son subterráneos, la vela nos indicará cuándo la concentración de CO2 en el aire es tan elevada que no se puede realizar la combustión apagándose y será la señal para parar ahí y subir hacia arriba.

Como veis, este saber popular es igual de práctico que el mejor de los detectores de Co2.

El tufo del vino. ¿Qué es y por qué es tan peligroso?

vela de cera bodega calado

El Tufo del vino es como se conoce popularmente al CO2 que se desprende cuando se está realizando la fermentación alcohólica. En esta fermentación se genera CO2 (“Conocido como Tufo”), Alcohol y calor.

Si habéis tenido la oportunidad de visitar una bodega antigua, en sus calados subterraneos veréis que existen unas chimeneas que comunican el calado con el exterior. Se les llaman tuferas y su única utilidad es servir como escapatoria para el CO2.

El “tufo” es muy peligroso y se ha cobrado multitud de vidas humanas, ya que no se aprecia por el olor y al existir una mayor cantidad de CO2 que de Oxígeno produce mareos y la muerte por ahogamiento.

Es por ello que siempre en las bodegas antiguas, en las que no se cuenta con modernos sistemas de ventilación, se recomienda bajar con una vela encendida al calado subterraneo. Si esta vela se apaga, porque no puede realizar la combustión (Por falta de oxígeno) es señal de que abandonemos el calado inmediatamente.

Elaboración del vino: Fermentación alcohólica y maloláctica

mosto fermentando vino

En el proceso de elaboración del vino tienen lugar dos fermentaciones: La primera es la fermentación alcohólica y la segunda la maloláctica.

¿En qué se diferencian y qué aporta cada una de estas fermentaciones al vino?

Partamos del mosto en un depósito, cuba o barrica tras haber sido prensado.

  • La fermentación alcohólica: Por si sólo, gracias a las levaduras existentes en el zumo o con ayuda de levaduras artificiales, el mosto, cuando alcanza una temperatura adecuada, comienza a fermentar. Esta primera fermentación comienza a transformar el azúcar del mosto en alcohol etílico.  En este proceso es muy importante mantener la temperatura para que esta fermentación no se detenga y el vino no se quede dulce o semidulce si no ha terminado de fermentar (De convertir completamente el azúcar el alcohol).
  • La fermentación maloláctica: Esta segunda fermentación se realiza gracias a las levaduras lácticas que convierten el ácido málico en ácido láctico, igualmente se puede iniciar naturalmente o manualmente aportando levaduras de laboratorio. Esta fermentación ayuda a que el vino coja cuerpo y estructura, disminuya su acidez y sea más fácil de conservar sin que se pierda.