Por qué nunca verás un corcho de silicona en un crianza, reserva o gran reserva.

corcho natural silicona rioja

Los vinos de crianza deben de evolucionar con el tiempo, esta crianza se realiza inicialmente en barrica y posteriormente en botella para lograr el afinamiento y bouquet que se busca.

Uno de los grandes partícipes de la fase de crianza en botella es el corcho que permite que esta evolución se realice de manera delicada por el pequeño paso de oxígeno que permite y que es idóneo para los vinos crianzas y reservas. Lo bueno del corcho natural es que no cierra herméticamente el vino sino que lo deja evolucionar aunque muy despacio.

Por la contra, en los vinos jóvenes, del año, tanto en tintos, como en blancos, claretes o rosados, no es necesaria ninguna evolución en botella del vino porque no han sido elaborados para criarlos. Es por eso que en estos casos sí se utiliza corcho de silicona y no de corcho natural. Es más barato, mucho más difícil que esté defectuoso y para un vino joven nos sirve más que de sobra.

Hagamos una puntualización: Según qué países, bien sea por cultura o por tradición los crianzas suelen utilizar corcho de silicona o tapón de rosca. (Este tipo de tapones se les pone en el último momento previo a comercializarse, la crianza en bodega se realiza con el corcho natural habitual).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *