Elaboración del vino: Fermentación alcohólica y maloláctica

mosto fermentando vino

En el proceso de elaboración del vino tienen lugar dos fermentaciones: La primera es la fermentación alcohólica y la segunda la maloláctica.

¿En qué se diferencian y qué aporta cada una de estas fermentaciones al vino?

Partamos del mosto en un depósito, cuba o barrica tras haber sido prensado.

  • La fermentación alcohólica: Por si sólo, gracias a las levaduras existentes en el zumo o con ayuda de levaduras artificiales, el mosto, cuando alcanza una temperatura adecuada, comienza a fermentar. Esta primera fermentación comienza a transformar el azúcar del mosto en alcohol etílico.  En este proceso es muy importante mantener la temperatura para que esta fermentación no se detenga y el vino no se quede dulce o semidulce si no ha terminado de fermentar (De convertir completamente el azúcar el alcohol).
  • La fermentación maloláctica: Esta segunda fermentación se realiza gracias a las levaduras lácticas que convierten el ácido málico en ácido láctico, igualmente se puede iniciar naturalmente o manualmente aportando levaduras de laboratorio. Esta fermentación ayuda a que el vino coja cuerpo y estructura, disminuya su acidez y sea más fácil de conservar sin que se pierda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *